No tiene artículos en su carrito de compras.

Subtotal: € 0,00

Archivo por meses: septiembre 2015

  • La cesta de la compra a golpe de click: alimentos directos del campo a tu casa

    naranjitas

    “Mi cesta de la compra ha viajado más que yo”. Esta frase ilustra, a modo de anécdota, una situación cotidiana que se da en muchos supermercados o grandes superficies de nuestro país, donde si nos acercamos a la sección de fruta y verdura podremos comprobar que muchos de sus productos proceden de países lejanos (muchas veces incluso de Asia o Sudamérica). ¿Por qué? Nos preguntaremos… pues la respuesta habría que buscarla en las estrategias comerciales de las grandes cadenas de distribución y de las empresas intermediarias del sector. Unas estrategias que propician paradojas como vender naranjas procedentes de la lejana Argentina en plena temporada en España, tierra famosa por la calidad de sus cítricos, exportados a toda Europa.

    Además, a menudo, las grandes cadenas de distribución compran estos productos a precios por debajo de las cifras de mercado que se barajan en nuestro país, provocando que los productores deban reducir hasta el mínimo su margen de beneficio o, incluso, vender a precio de coste para poder dar salida a su producción.

    Así, no es de extrañar que, cada vez más, sean los propios productores los que deciden tomar la iniciativa y comercializar sus propios productos, ya sea a través de mercados o tiendas de proximidad o vía online, creando su propia marca y ofreciendo su producto a través de la red. Por eso, desde Naranjas Florazahar hemos optado por este camino, vender nuestros cítricos mediante nuestra tienda online, directamente al cliente final, sin pasar por ningún intermediario y ofreciendo un precio justo a nuestros clientes.

    Creemos firmemente que este tipo de compra tienen notables ventajas para nuestros clientes, ya que les permite conocer el origen de los cítricos, tener la certeza de adquirir productos de temporada (recolectados en su óptimo momento de maduración) y la tranquilidad de comprarlos directamente al productor, lo que evita largos almacenajes en cámaras frigoríficas o transportes de miles de kilómetros que merman la calidad del producto y reducen sus propiedades nutricionales.

    Además, el cliente sabe que cada naranja, le aporta unos valores (el trabajo bien hecho y el respeto a la tierra y al producto) y toda la experiencia, transmitida de generación en generación, del cultivo de naranjos en la huerta valenciana.  Porque así son nuestros productos, fruto del trabajo de una familia dedicada a la agricultura durante generaciones y de la innovación que aportan las nuevas tecnologías. Un combo que nos ha servido para estar cada vez más cerca de nuestros clientes, ofreciéndoles nuestras mejores naranjas, a un precio justo, tanto para el consumidor como para el productor.

  • Clementina y clemenvilla ¿Cuál es tu mandarina favorita?

    campo_mandarinas

    El Mandarino es el árbol que da nombre a la conocida fruta de la Mandarina. Este árbol es muy parecido estéticamente al naranjo o al limonero, la principal diferencia está en el tamaño de sus hojas y flores, ligeramente más pequeñas y alargadas, y, por supuesto, su fruta; “caramelos” ligeramente ovalados y anaranjados con un sabor  y textura exquisitos.

    Como la mayoría de los cítricos, las mandarinas son originarias de oriente, sobretodo de la parte de China. Sin embargo, no fue hasta el s. XIX cuando su cultivo se introdujo en Europa. En la actualidad, España es el país europeo con mayor cultivo de este cítrico, siendo de Valencia el 90% de las mandarinas que se cultivan en nuestro país.

    Como buen cítrico, la mandarina se caracteriza por contener un alto contenido en Vitamina C. Sin embargo, no solo posee esta propiedad, pues son muchos los beneficios que aporta a nuestro organismo.

    Existen diferentes variedades de Mandarinas y nosotros cultivamos dos familias: las Clementinas y las Clemenvillas, ambas son mandarinas muy dulces y jugosas, sin embargo tienen algunas peculiaridades y diferencias.

    Mientras las Clementinas son mandarinas con una corteza gruesa, sin pepitas y de un color anaranjado; las Clemenvillas se caracterizan por tener un color muy rojizo, una piel prieta y fina y con alguna semilla en su interior.

    Como comentamos, ambas son muy dulces y jugosas, pero las clementinas son las favoritas de los más pequeños, pues se pelan fácilmente con las manos y no tiene pepitas, por lo que son una golosina ideal, con muchas propiedades y vitaminas. Precisamente,  para los más pequeños, tenemos las Mandarinas Mini, la única diferencia con las demás es el tamaño, al ser pequeña parece que concentra mejor el sabor, el azúcar y además se adapta a las manitas de los peques de la casa.

    El principal componente de la mandarina es el agua y aunque es una fruta muy dulce, destaca por su cantidad de zumo, por lo que la cantidad de azúcar no es muy elevada y hace que tenga pocas calorías. Además, aporta un alto contenido en fibra, la cual se concentra en la parte blanca que envuelve los gajos favoreciendo el tránsito intestinal (¿sabías que 4 mandarinas al día te proporcionan la mitad de fibra que tu cuerpo requiere diariamente?)

    Por lo que respecta a las Vitaminas, todos sabemos que la Vitamina C es la que reina en los cítricos, pero no es la única, además de está, aunque en menor media, también se concentra la provitamina A, ácido fólico y cítrico, potasio, magnesio, Vitamina B y calcio.

    Las mandarina es una fruta con alto valor antioxidante, esto es gracias a las Vitaminas A y C que contiene. La Vitamina C nos ayuda en la formación de colágeno y a la absorción de hierro de los alimentos. También nos ayuda a reforzar nuestras defensas contra las infecciones. La provitamina A, la cual se convierte en Vitamina A al entrar en nuestro organismo, es fundamental para favorecer la visión, el buen estado de la piel, el cabello…

    Por todo esto, recomendamos el consumo de mandarinas, eso sí, tiene que ser mandarinas naturales, maduradas en el árbol y sin tratamientos ni conservantes que interfieran en su evolución natural, pues dichos tratamientos también interfieren en sus propiedades.

2 Artículo(s)